Inmunocompetencia y el concepto holístico

La inmunocompetencia es la capacidad de producir una respuesta inmunitaria normal. Este es un tema sobre el cual me gustaría hablar un poco.

Hace aproximadamente un año encontré un artículo cientifico que llamó mucho mi atención, en él el Dr. Jessy (1) relaciona la inmunocompetencia con la regresión expontanea del cancer. Este tema es tanto más interesante cuanto más temindo es el cancer en la sociedad. Nos preguntaríamos: “Si hay una regresión expontanea cual es el patrón?” Seguramente hay algo que entender sobre esto, algo que aprender. Qué tienen en común los casos estudiados? Será que podemos aprender algo sobre el origen del cancer con este estudio y otros similares?

Lo que se observó es que la regresión expontanea (disminución del tamaño del tumor o desaparición completa sin tratamiento) parece estar asociada con fenómenos de imnunoestimulación, fiebre y enfermedades agudas. El autor destaca la importancia de la fiebre en estos procesos y comenta que anteriormente se publicaban más estos casos, que se nota una disminución en la tendencia para publicarlos. Esto es lamentable porque un análisis de estos casos puede ayudar a mejorar los tratamientos disponibles y mejorar las estrategias de prevención. También sugiere la posibilidad de que se observen menos casos de regresión el los últimos años por la naturaleza de los tratamientos inmunosupresivos utilizados en la actualidad.

Este tema es novedoso? Sin duda no, en el mismo artículo puede  leerse que en el papiro de Ebers hay una descripción del tratamiento que se utilizaba para tumores que consistia en provocar una infección en el individuo. También se presenta varios relatos sobre tratamientos de inmunoterapia para el cancer, muy interesante su perspectiva histórica sobre el tema.

Algumas de las teorias propuestas para la explicación del fenómeno de regresión expontánea, observado también en los últimos años en un estudio realizado en mujeres con cancer de mama en Noruega (2), son los factores inmunitarios, cambios hormonales, necrosis, trauma, cambios en el riego sanguineo, mecanismos epigenéticos y apoptosis (3). Zahl et al. (2) cuestionan el protocolo de exámenes realizados en las mujeres con la finalidad de detectar precozmente los cánceres de mama.

Una otra observación importante es que en los casos de cánceres menos comunes se observa un mayor porcentaje de regresión (3), Papac sugiere que esto puede incluso llegar a explicar el hecho de que estos sean menos comunes con la hipótesis de que sufran una regresión antes de ser detectados.

La combinación de mecanismos para la regresión expontánea parece ser una posibilidad (3). Como sabemos, ningún sistema de nuestro cuerpo es independiente estando todos conectados por el sistema neuroendocrino, el sistema que regula la homeostasis en el organismo.

Es interesante notar que de un total de 504 remisiones expontaneas reportadas entre 1960 y 1987 (3),  las remisiones de cánceres del sistema endocrino son 2, el número de remisiones reportadas para igual período en casos de linfomas es de 68. En 1970 en los Estados Unidos la incidencia de cancer de las glándulas endocrinas estava estimada en los 3 200 casos, la incidencia de linfomas en los 23 400 casos de un total de 625 000 (4). En la tabla 1 pueden observarse estos datos y también las estimativas para el año de 2017 en los EEUU.

Tabla 1. Incidencia y remisión de cánceres en diferentes periodos

Tipo de cancer Linfoma Cancer del sistema endocrino Total de todos los tipos de cancer
Incidencia estimada 1970 (EEUU) (4) 23 400 3 200 625 000 Ratio incidencia linfoma/endocrino 7,31
Remisiones reportadas 1960-1987 (3) 68 2 504 Ratio remision linfoma/endocrino 34
Incidencia estimada 2017 (EEUU) (5) 80 500 59 250 1 688 780

 

Pensé en comparar los linfomas y los canceres del sistema endocrino porque los primeros son representativos del sistema inmunitario celular y los segundos de algunos de los sistemas hormonales que regulan nuestra homeostasis, ese sistema central que garantiza que estemos en equilibrio con nosotros y el ambiente. Una vez que se desarrollan muchos tratamientos que visan actuar sobre el sistema inmune miré las tendencias que se observan de la evolución histórica. Podemos verificar que número total de cánceres se ha disparado en las últimas décadas. En la tabla incluyo también los cálculos de los ratios de incidencia y remisiones que realizaba para intentar entender si la diferencia entre las remisiones de canceres del sistema endocrino y linfomas estaba de alguna forma relacionada con su frecuencia, aunque obviamente sí, la diferencia parece demasiado significativa como para afirmar que se debe solamente a esta causa. Obviamente habrá mucho que decir sobre cada caso para cada cancer en particular, sus mecanismos, sus números y incluso sobre cada paciente. Pero sin duda estos datos son interesantes y merecen ser analizados con detenimiento. Observar tendencias es una buena forma de generar hipótesis.

Otro detalle importante es que el tratamiento del cancer con la terapia de  Immune checkpoint inhibitors, que se relaciona con el sistema inmunitario, provoca efectos secundarios a nivel endocrino (6). Los mecanismos no son aún conocidos pero seguramente entender el cuerpo como una unidad funcional y no como la suma de sus partes es una buena idea para resolver algunas cuestiones.

Encontré otros datos importantes sobre la fiebre y la inmunocompetencia. La fiebre es una subida de la temperatura, realmente podría ser descrita como una inflamación general. Algunas de sus consecuencias son la optimización de los mecanismos enzimaticos y del flujo sanguineo en general. Kirby et al. (7) sugieren que es posible utilizar la fiebre como medio de análisis de la inmunocompetencia de los individuos infectados con HIV. Estos autores proponen la interpretación de la presencia de fiebre como una señal de que el sistema inmunitario está bajo.  Será que esta fiebre es un intento de “optimizar recursos” inmunitarios?

Creo que en algun momento de nuestra existencia hemos dejado de entender la fiebre como algo fisiológico y empezamos a querer suprimir toda y cualquier manifestación de mal estar antes de que lleguemos a desarrollarla. Esta actitud puede tener consecuencias graves para nuestra homeostasis. Se ha observado que la administración de antipiréticos puede afectar la respuesta inmunitaria, cuando administrada como profilaxis en los niños especialmente en el momento de la vacunación (8,9).

La filosofía de la naturopatía y de la homeopatía enseña a trabajar con el cuerpo. La fiebre no es una excepción. Mientras sepamos colaborar con nuestro cuerpo y no obstacularizar su desarrollo seguiremos buscando la armonia con la naturaleza.

Una correcta gestión de los casos agudos es esencial para mejorar el estado general y evitar enfermedades crónicas. Las enfermedades no deben ser vistas como acontecimientos aislados en el proceso de desarrollo de una persona, ellas corresponden a una totalidad. Así, cuando desarrollamos una enfermedad crónica, que parece no tener relación con nada, debemos mirar hacia atrás y pensar como hemos gestionado nuestros casos agudos. Este hecho tiene un paralelismo interesante con el análisis de la historia de la medicina, lo que sabemos hoy no debe ser visto en el vacío, debe ser contextualizado y hay mucho que ganar en entender las tendencias que se observan a lo largo del tiempo y también conectar información que está desperdigada en las diferentes especialidades en lugar de trabajar con cada especialidad por separado. Seguramente no es una tarea facil pero creo que es la única forma de crecer, aprender a colaborar.

Ser un terapeuta natural no es solamente utilizar productos naturales con fines terapéuticos, es entender el lenguaje del cuerpo, entender cuando intervenir y cuando dejar el cuerpo actuar por si solo. Una fiebre, un agudo bien gestionados pueden evitar consecuencias a nivel crónico. Aunque este desafío no es tan facil como pueda parecer, es responsabilidad del paciente y del terapeuta trabajar en conjunto.

Bibliografía

  1. Jessy T. Immunity over inability: The spontaneous regression of cancer. J Nat Sci Biol Med. 2011; 2(1): 43–49. 
  2. Zahl PH, Maehlen J, Welch HG. The natural history of invasive breast cancers detected by screening mammography.Arch Intern Med. 2008; 168: 2311–16.
  3. Papac RJ. Spontaneous regression of cancer: possible mechanisms. In Vivo. 1998 Nov-Dec;12(6):571-8.
  4. Silverberg E, Grant RN. Cancer Statistics, 1970. CA Cancer J Clin. 1970; 20(1): 11-23.
  5. American Cancer Society. Cancer Facts & Figures 2017. Atlanta. American Cancer Society. 2017
  6. Girotra M, Hansen A, Farooki A, et al. The Current Understanding of the Endocrine Effects From Immune Checkpoint Inhibitors and Recommendations for Management. JNCI Cancer Spectr. 2018; 2(3):pky021.
  7. Kirby AJ, Muñoz A, Detels R, Armstrong JA, Saah A, Phair JP.  Thrush and fever as measures of immunocompetence in HIV-1-infected men. J Acquir Immune Defic Syndr. 1994; 7(12): 1242-9.
  8. Scheifele D, Ward B. Fever prophylaxis can reduce vaccine responses: a caution. Paediatr Child Health. 2018; 23(4): 245-246.
  9. Wysocki J, Center KJ, Brzostek J, et al. A randomized study of fever prophylaxis and the immunogenicity of routine pediatric vaccinations. Vaccine 2017; 35: 1926–35.

Posibilidades de la homeopatía

La homeopatía tiene la potencialidad contrarrestar la acumulación de toxinas y  la ralentización metabólica características de los problemas crónicos. Ofrece también la posibilidad de activar las defensas en problemas agudos tales como fiebre, inflamación o enfermedades eruptivas de la infancia.

Básicamente cualquier problema que resulte del desequilibro de la fuerza vital (el principio organizador del cuerpo) resultará en desarmonias que pueden ser correctamente analizadas. El homeópata hace coincidir la sintomatología del cuerpo con un remedio homeopático que llevará a la reacción en el sentido positivo.

El insomnio, la depresión, la ansiedad, los problemas digestivos, la dismenorrea y las alergias son ejemplos de problemas que pueden ser tratados con la homeopatía.

  • El insomnio es un problema que afecta muchas personas. Este puede estar o no asociado a ansiedad durante el día. No todos los insomnios son iguales. Hay personas que tienen insomnio de primera hora y no pueden llegar a adormecer, otras que se despiertan a medio de la noche y les cuesta volver a dormir o otras que se despiertan de madrugada y no vuelven a dormir hasta la hora de levantarse. Una individualización a este nivel ayudará el homeópata a entender el paciente. El insomnio es el reflejo de la totalidad del individuo y debe ser analizado teniendo en cuenta toda la sintomatología.
  • La depresión, la falta de motivación o la ansiedad son también el reflejo de la totalidad del individuo. Las informaciones sobre lo que mejora o lo que desencadena o empeora el estado de ansiedad son de grande importancia en su tratamiento.
  • El sistema digestivo es muy importante para el buen funcionamiento del cuerpo. A través del sistema digestivo recibimos estímulos exteriores, los procesamos y desechamos lo que no nos conviene. Problemas como cólicos, hinchazón del abdomen, estreñimiento o diarrea son ilustrativos del mal funcionamiento de las funciones digestivas y pueden ser adecuadamente resueltos siguiendo el abordaje homeopático.
  • La dismenorrea y los problemas del sistema genital en general son manifestaciones de problemas a nivel neuroendocrino. Son así ilustraciones de la totalidad de la mujer que deben ser tratadas teniendo en cuenta toda la información disponible que va desde factores de mejoría o empeoramiento de los dolores mismos hasta deseos y aversiones  a ciertos alimentos. El estado anímico de la mujer es de gran importancia para el análisis.
  • Las alergias son manifestaciones del sistema inmunológico y son muy buenas candidatas al tratamiento con homeopatía. El sistema inmunológico es una expresión de la fuerza vital y debe ser tratado de forma no supresora.

El abordaje dinámico es la mejor opción para resolver problemas agudos y, la mayoría de las veces, la única opción para la resolución de los problemas crónicos.  El abordaje correcto es el que respecte la persona en su totalidad, que tenga en cuenta lo que el cuerpo está expresando y que pretenda llevar la fuerza vital a un estado más elevado. La ausencia de sintomas no es lo único que se debe considerar. Bienestar significa energía, ciclos de sueño correctos y reparadores, ganas de vivir y de disfrutar de la comida y de la compañía de otras personas bien como de nosotros mismos. El equilibrio es  un proceso dinámico y la persona debe contar con su energía para constantemente adaptarse al exterior.

 

El efecto embudo y los policrestos

El término “policresto” es utilizado vugarmente en homeopatía para designar un medicamento homeopático de patogenesia relativamente conocida y vasta. Estos medicamentos son utilizados frecuentemente en la practica clínica.

La primera persona a utilizar la palabra policresto, aplicándola a la Homeopatía, fué el mismo Hahnemann. Al hablar de Nux vomica en su libro Materia médica pura, el autor explica que los medicamentos para los que la mayoria de los síntomas corresponden a enfermedades comunes de los seres humanos, y que muy a menudo están indicados, pueden ser designados policrestos. En esta lista incluye medicamentos como Chamomilla, Belladona, Nux vomica, Ignatia y Pulsatilla, entre otros.

Me acuerdo distintamente de cuando tuve el primer vislumbre sobre las implicaciones profundas de este tema desde una perspectiva práctica. Una de mis profesoras más queridas es la Dra. Anna Armengol, al estar practicando repertorización con ella llegué a Belladona para un dolor de estómago. Me faltava información, y ella me dijo: “Podemos concluir que hay una inflamación y poco más, falta información”. Esto me llevó a pensar que la inflamación no es algo muy individualizado pero que a la vez está muy representado por Belladona.

Para este caso específico el uso del método de Bönninghausen fué importante.

En este momento, la aplicación práctica de lo que el Dr. Hahnemann habia dicho estava delante de mi. Mi falta de información sobre el caso me conducia a un policresto. que individualizaba la condición, pero no la paciente.  En momentos como estos uno se entera de la importancia de la repertorización y de la correcta individualización, de la necesidad de buscar información en lo que el paciente padece.

Los policrestos son medicamentos importantes para la práctica de la homeopatía. Es muy importante no confundir el concepto de policresto con el concepto de medicamento constitucional.

En su libro Insecurity A homeopathic perspective, Mangialavori describe curas muy profundas con remedios como Gossypium, Epiphegus o Daphne indica. Esto no significa que los pacientes no hubieran podido llegar a resultados muy significativos con policrestos.  De mi estudio con Jeremy Sherr concluyo que no hay un similimum perfecto, hay vários medicamentos que estarán más o menos adecuados al caso, este espectro se extende hasta llegar a los medicamentos que prejudicarán el caso generando supresiones o patogenesias. El arte del homeópata es llegar a utilizar los medicamentos beneficiosos y adecuados al estado actual del paciente y reconocer prontamente los que no son adecuados al caso.

El tema de los policrestos es muy importante. Al conocer mucho estos remedios, el homeópata tiene tendencia a utilizarlos cada vez más, y esto puede generar una especie de efecto embudo en el cual cada vez se conoce mejor los policrestos porque se los utiliza muy a menudo.  No hay un problema si el paciente necesita o beneficia de un policresto, el problema está cuando el paciente necesita realmente otro remedio para su proceso.

También puede pasar que, por desear mucho conocer los medicamentos llamados pequeños, el homeópata deje de reconocer la necesidad de un policresto en la práctica. Este equilibrio es muy importante, el estudio de la materia médica comparada es imperativo, la buena repertorización también, pero lo más importante siempre es entender el paciente en sus síntomas y necesidades.

Antes de empezar a repertorizar es esencial reconocer lo que hay que curar en el paciente, tal como se describe en el Organon. Al buscar un policresto lo más seguro es que se lo encontremos.

 

Bibliografía:

National center for homeopathy [Internet]. Taylor W [noviembre 2000; citado 14 septiembre 2018]. What are polychrests?. Disponible en: https://www.homeopathycenter.org/homeopathy-today/what-are-polychrests

Hahnemann S. Materia medica pura. Large print ed. Uttar Pradesh: B Jain; 2004.

Mangialavori M. Insecurity A homeopathic perspective. 2nd ed. Kandern: Narayana Publishers; 2013.

El concepto de fuerza vital

Las bases de filosofía homeopática cuentan con conceptos muy revolucionarios. Para mí, el más importante de todos, el concepto de fuerza vital, empezó a tornarse lenta y seguramente la base de mi comprensión de la vida.

Para mí, la fuerza vital es un principio organizador, lo que nos mantiene vivos y con sentido.

El autor que más me ilustró este principio fue Hahnemann.

En el Organon de la medicina homeopática1 él explica que, en la incapacidad de ver la fuerza vital que sería el espíritu que produce el desarreglo, el homeópata debe entender lo que hay de peculiar en el individuo y que manifiesta el desequilibrio. También deja claro que no es necesario ver esta fuerza, si se pueden observar los síntomas las indicaciones están dadas.

¿Pero qué fuerza es esta?

¿Cómo evolucionó este concepto a lo largo de la historia?

El Dr. Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755 -1843) fue un médico Alemán que, insatisfecho con el resultado de las prácticas médicas que le habían sido enseñadas, decidió ocuparse de temas de química y traducción.

El ejercicio de sus funciones como traductor permitió que tuviera contacto con ideas que habrán cambiado su visión de la potencialidad de la materia. Al traducir Clases de Materia Médica de William Cullen2, Hahnemann empieza a preguntarse el motivo por el cual la corteza de cinchona es utilizada en el tratamiento de las fiebres periódicas. La explicación de Cullen sobre el amargor de la planta no le parece suficientemente convincente porque otros fármacos amargos no presentaban propiedades antimaláricas. De la investigación que sigue este planteamiento surgirá la aplicación del princípio de similitud.

La idea del principio de similitud había sido propuesta, con contornos diferentes, por personalidades muy anteriores a Hahnemann, entre ellas:

Hipócrates (460-365 a.C.) fue un médico de la antigua Grecia. Este médico entendía los síntomas como intentos de curación y sugirió imitarlos para conseguir el tratamiento. El no descartaba la oposición de los síntomas en determinadas circunstancias. Pensaba que la única forma de entender el mundo y las cuestiones importantes era a través de la experiencia y de los fenómenos observables y rechazaba la especulación filosófica como base satisfactoria de la medicina3. Sus conceptos vitales de “dynamis” y “physis”, que Hahnemann utilizaría más tarde, están basados en sus observaciones.

P.T. von Hohenheim, también conocido como Paracelso (1493-1591), médico suizo, considerado el padre de la toxicología, era proponente de la idea de que el bienestar de los humanos era el resultado de la harmonía entre los humanos y la naturaleza4. Él consideraba que el médico tenía que entender la naturaleza a través de la experiencia y creía que la similitud entre los elementos y aquello que se pretendía curar con ellos era importante. Él afirmaba que lo que podía causar una enfermedad podía curar esta enfermedad, que lo bueno y lo malo estaban juntos y era necesario separarlos para curar5.

Jan Baptist van Helmont (1580-1644) es considerado un sucesor de la reforma médica de Paracelso6. Había estudiado medicina, química y fisiología. Él creía que habría una parte inmaterial del ser humano inherente a la vida, que habría “movimiento”, una fuerza vital en el cuerpo físico que sería atribuida a algo extrasensorial. Su filosofía estaba basada en la tradición alquímica y en el cristianismo.

Como resultado del estudio de estas ideas, del contacto con la filosofía de Leibniz7, con el vitalismo de Barthez y otros autores, Hahnemann desarrolló sus pensamientos sobre el concepto de fuerza vital. Muchos han descartado estas ideas por la semejanza con el aspecto religioso del entendimiento de la realidad. Pero en verdad, estas concepciones nacen de la experiencia de un hombre, inherentemente práctico. Independientemente de sus intereses espirituales, Hahnemann quiso buscar una forma de tratar basada en la experiencia y así lo hizo.

En el ejercicio de sus investigaciones, Hahnemann decide probar la Cinchona para entender el porqué de sus potencialidades en el tratamiento de la malaria. Sorprendentemente, al probarla, desarrolla los mismos síntomas de la malaria y empieza a desarrollar la teoría de la ley de los semejantes aplicada a la homeopatía. Esta se basa en el concepto de que una sustancia capaz de producir determinados síntomas en individuos sanos, curará estos mismos síntomas cuando se han manifestado en individuos enfermos. El remedio adecuado por similitud es preparado según las normas que Hahnemann describe en el Organon de la Medicina, y administrado según el principio de dosis mínima (capaz de suscitar una reacción). Reduciendo las dosis para evitar la toxicidad de la substancia va desarrollando el método de dinamización y dilución.

Entiende que suprimir los síntomas, utilizando algo contrario a ellos, no puede nunca llevar a una curación. Reconoce que utilizar la reacción del organismo al estímulo similar es la llave para resolver los desequilibrios orgánicos. O sea, para resolver un desiquilibrio del cuerpo se debe utilizar la misma fuerza vital. La homeopatía nace de la experiencia, y se basa en ésta para generar conocimiento.

Esta idea es revolucionaria porque nos hace entender que los síntomas son nuestra voz interna. Estos tienen una lógica y deben ser estudiados con mucha atención por el homeópata, porque están relacionados entre sí para formar una imagen del individuo como un todo. Están relacionados con nuestra voz interna, lo que equivale a decir que no debemos callarlos de la forma contraria, bajo pena de “enmudecer”.

Todas las acciones tienen una reacción, la reacción a una supresión será una interiorización de la patología.  Al suprimir las manifestaciones sintomatológicas de un desequilibrio, el cuerpo tendrá que buscar “soluciones creativas” para realizar el proceso que estaba realizando antes, porque en definitiva el problema sigue estando ahí. El problema se va interiorizando y cronificando, empezando a afectar estructuras fisiológicas más importantes. Así, al problema inicial, se suma el problema resultante de la supresión, el estrés orgánico de readaptación a un nuevo estado más desequilibrado. Estas conclusiones derivan de la observación de muchos casos clínicos, documentados en el libro que Hahnemann escribe sobre las enfermedades crónicas8.

La idea de fuerza vital nos enseña: escuchar con atención esta idea significa respectar nuestro cuerpo y aprender con él.

Bibliografía:

  1. Organon of medicine [Internet]. [Consultado 28 Agosto 2018]. Disponible en:
  2. Kent JT. Homeopatía Escritos menores Aforismos y preceptos. Barcelona: Editorial IHC.
  3. Miller HW. Dynamis and Physis in On Ancient medicine. Transactions and proceedings of the American Philological Association. 1952; 83: 184-97. doi:10.2307/283384
  4. Science museum brought to life [Internet]. Paracelsus (1493-1541) [10 de agosto de 2018]. Disponible en: http://broughttolife.sciencemuseum.org.uk/broughttolife/people/paracelsus
  5. BellaviteP , Conforti A, Piasere V, Ortolani Immunology and Homeopathy. 1. Historical Background. Evid Based Complement Alternat Med. 2005; 2(4): 441–452.
  6. Hedesan GD. An Alchemical Quest for Universal Knowledge: The ‘Christian Philosophy’ of Jan Baptist Van Helmont (1579-1644). London: Routledge; 2016.
  7. Clever homeopathy [Internet]. The implausibility of the vital force in the existent medical paradigm [29 Agosto 2018]. Disponible en: https://cleverhomeopathy.wordpress.com/2014/05/01/the-implausability-of-the-vital-force-in-the-existent-medical-paradigm/
  8. Hahnemann S. The chronic diseases Their peculiar nature and their homoeopathic cure.  edition 2005. Noida: B Jain publishers; 2016.