La idea más radical y la contracepción hormonal

La idea de que el cuerpo tiene una fuerza que lo organiza y hace todo para mantenerlo en equilibrio ha cambiado mi paradigma. Seguramente, si pudiera volver atrás, muchas de las supresiones sintomáticas que hice en mi historia clínica no habrían pasado. Cuando uno calla los síntomas cállase su voz.

Los síntomas son el resultado de un desorden más profundo, este desorden tiene una lógica y tiene sus interconexiones internas. Si destruimos la capacidad de entender lo que los síntomas nos indican, destruimos nuestra capacidad de comunicación y recuperación.

Si pensáramos, por ejemplo, en los efectos de estar tomando una dosis constante de hormonas sintéticas,  en la supuesta liberación que (como mujeres) nos trajo, encontramos las contradicciones de la historia.

¿Cuáles son las consecuencias de subyugar el sistema hormonal, con sus infinitas interdependencias, a una dosis constante de hormonas?  Algunos podrán alegar que la dosis es cada vez más baja en las píldoras anticonceptivas. Esto es verdad. ¿Pero qué cantidad se necesita de una hormona para que ella cambie todo un sistema? Si no fuera lo suficiente para presentar alteraciones fisiológicas no se tomaría.

Algunas mujeres descubren los efectos secundarios pronto, como el aumento de peso resultante de retención hídrica o cambios en los perfiles de los lípidos sanguíneos, y pronto cambian de método anticonceptivo. Algunas no tienen tanta suerte.

Otros efectos secundarios, más lentos en desarrollarse, no siempre se asocian con la toma de la píldora anticonceptiva.

Algunos autores sugieren que la toma de la píldora, aunque en placebo, produce efectos secundarios asociados a los contraceptivos orales.

¿Qué sabemos sobre la influencia que tuvo, en las relaciones en pareja, la toma de la píldora anticonceptiva y sobre los efectos que tuvo en la salud mental de la mujer?

Parece ser que muy poco. Solo nosotras  podemos observarnos y entendernos, tomando parte activa en nuestra salud.

¿Acaso, como mujeres, estamos atentas a la posibilidad de desarrollar efectos a largo plazo resultantes de una toma  continuada de una sustancia que afecta el sistema nervioso?

¿Los profesionales de salud están suficientemente informados sobre los riesgos para que puedan informar a sus pacientes y detectar efectos secundarios e interacciones, cuándo las hay?

El sistema hormonal sexual está conectado, vía el eje hipotálamo hipófisis, a todos los otros sistemas hormonales del  cuerpo, entre ellos, el sistema inmunitario.

Es importante decidir si nos estamos liberando o boicoteando.

 

Bibliografía:

Petitti DB, Sidney S. Four Decades of Research on Hormonal Contraception. The Permanente Journal. 2005; (9)1: 29-34.

Ferreira de Almeida AP, Mendes de Assis M. Efeitos colaterais e alterações fisiológicas relacionadas ao uso contínuo de anticoncepcionais hormonais orais. Rev Eletrôn Atualiza Saúde. 2017;  5(5): 85-93.

Robinson SA, Dowell M, Pedulla D, McCauley L. Do the emotional side-effects of hormonal contraceptives come from pharmacologic or psychological mechanisms?. Medical Hypotheses.  2004; 63(2): 268-273.

Smith SM, Vale WW. The role of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis in neuroendocrine responses to stress. Dialogues Clin Neurosci. 2006; 8(4): 383-395.

Naz F, Jyoti S, Akhtar N, Afzal M, Siddique YH. Lipid profile of women using oral contraceptive pills. Pak J Biol Sci. 2012; 15(19): 947-50.

SotoTinoco E, GuerreroVargas NN, Buijs RM. Interaction between the hypothalamus and the immune system. Exp Physiol. 2016; 101(12): 1463-1471.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *